Post de a Feb 26, 2013 en Construcción, Construcción Ecológica, Información y Documentación, Noticias del Sector, Rehabilitación | 0 comentarios

 

En los últimos meses se está hablando bastante acerca de la certificación energética de edificios existentes y la necesidad de poseer un certificado energético para vender o alquilar una vivienda.  Al menos esa es la impresión que desde Kyra percibimos, aunque quizá influya que nosotros estamos pendientes del tema.

Con esta entrada, pretendemos aclarar un poco este concepto de “certificado energético”, que aunque pudiera parecerlo, no es tan novedoso.

¿Qué es la certificación energética de viviendas?

Pues bien, la certificación energética de un inmueble, es algo parecido a lo que ya podemos encontrar en cualquier electrodoméstico y otros productos de uso cotidiano.
Se trata de una clasificación según su consumo de energía. Por lo tanto, mediante la certificación de una vivienda, local o edificio, se obtendrá una calificación mediante una letra A, B, C, D, E, F o G, según su consumo sea menor o mayor, de forma que cuanto menor sea su consumo más alta será su calificación (letra A) y viceversa.

Para obtener la certificación energética, se realizará un análisis del comportamiento energético actual del edificio o vivienda, que será el que marcará la clasificación obtenida, pero además, se aportarán diferentes propuestas mediante las cuales se pueda realizar una mejora sustancial de la eficacia energética, y por lo tanto, de la clasificación obtenida.

El objetivo final del certificado energético, es que el usuario tenga conocimiento de lo que consume su edificio, vivienda o local, tomando conciencia de la importancia de la eficiencia energética.

¿Por qué certificar energéticamente un inmueble?

La exigencia viene desde Europa, cuya normativa trata de fomentar la eficiencia energética en edificios y viviendas con el fin de cuidar el medio ambiente y reducir el consumo de combustibles fósiles. El impulso de estas políticas europeas se remonta al 2002 y España, ya acumula retrasos en la transposición a su legislación de las directivas europeas, e incluso ha sido denunciada por este motivo.

¿Quién y cuándo debe obtener el certificado?

El certificado energético es obligatorio para edificios de nueva construcción o grandes reformas desde el año 2007.

Lo que ahora se pretende es ir un paso más allá, de forma que toda vivienda que se venda o alquile, tanto si es nueva como si es de segunda mano, cuente con un certificado energético. El propietario del inmueble será el responsable de obtener y abonar el coste de este certificado.

El pasado 31 de enero, la normativa que lo regulará entró en el consejo de estado, último escalón a superar antes de ser aprobado por el consejo de ministros. La fecha en la que parece que pasaría a ser obligatorio este certificado, podría ser junio de este año, 2013.

http://www.idealista.com/news/archivo/2013/02/13/0578255-el-certificado-energetico-para-vender-o-alquilar-vivienda-podria-ser-obligatorio-a-partir-del-1-d

¿Cómo conseguir un certificado energético y cuánto va a costar?

Para la obtención del certificado energético, será necesaria la inspección del inmueble por un técnico cualificado, (arquitecto, arquitecto técnico.….) en la que se comprobarán las características de los elementos constructivos que definen su envolvente (fachadas, huecos, carpinterías…), así como los sistemas de calefacción y refrigeración. Será necesaria también la obtención de superficies mediante una medición “in situ”.
Cada vivienda analizada, además de la etiqueta con la clasificación obtenida, recibirá una serie de recomendaciones de mejora que permitirían aumentar su escala de eficiencia energética.

El coste dependerá de la superficie y tipología del inmueble, pero el precio para una vivienda podría rondar los  250 €.

 

A pesar de que la obtención del certificado, va a suponer un esfuerzo económico para los propietarios, un mercado en el que se exponga abiertamente esta información, permitirá valorar y comparar la eficiencia energética de los inmuebles, con el fin de favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía.
Por lo tanto, la certificación energética de viviendas es un paso hacia la eficiencia energética y hacia la protección del medio ambiente, pero también supondrá un paso para el ahorro económico en energía.

En Kyra, que apostamos por este camino de la protección y respeto al medio ambiente y a las personas, hemos adquirido un fuerte compromiso con la eficiencia energética y por ello, continuamos formándonos, día a día, para ofrecer las mejores soluciones a nuestros clientes. Esperamos poder ayudaros con todas vuestras dudas.